Evangelizando con el Poder del Espíritu Santo

Evangelizando con el Poder del Espíritu Santo

Tal vez esta tendencia a comenzar a evangelizar antes de recibir la fuerza de Dios es la razón por la que Jesús antepone a sus promesas las palabras “permaneced” y “aguardad”. “Permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos del poder desde lo alto” (Lc.24,49). “Les mandó…que aguardasen la promesa del Padre… recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos… hasta los confines de la tierra” (Hch.1,4-8).

Continue reading “Evangelizando con el Poder del Espíritu Santo”

El testimonio personal

Evangelizar y dar testimonio están relacionados muy estrechamente. Los evangelizadores proclaman la Buena Noticia. Los testigos dan testimonio de esa Buena Noticia en el contexto de una experiencia personal. “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos… y hasta los confines de la tierra” (Hch 1,8) Jesús promete fortalecer a sus testigos exactamente con las mismas palabras (Mt. 10,19-20) He aquí algunas líneas que pueden servir de guía para dar un buen testimonio.

Continue reading “El testimonio personal”

Servidores de la Palabra

Alimentarnos de la Palabra para ser «servidores de la Palabra» en el compromiso de la evangelización, es indudablemente una prioridad para la Iglesia al comienzo del nuevo milenio. Ha pasado ya, incluso en los Países de antigua evangelización, la situación de una «sociedad cristiana», la cual, aún con las múltiples debilidades humanas, se basaba explícitamente en los valores evangélicos. Hoy se ha de afrontar con valentía una situación que cada vez es más variada y comprometida, en el contexto de la globalización y de la nueva y cambiante situación de pueblos y culturas que la caracteriza. He repetido muchas veces en estos años la «llamada» a la nueva evangelización. La reitero ahora, sobre todo para indicar que hace falta reavivar en nosotros el impulso de los orígenes, dejándonos impregnar por el ardor de la predicación apostólica después de Pentecostés. Hemos de revivir en nosotros el sentimiento apremiante de Pablo, que exclamaba: «¡ay de mí si no predicara el Evangelio!» (1 Co 9,16).

Continue reading “Servidores de la Palabra”

La importancia del llamado

Muchas veces hemos servido en la Iglesia con nuestra música, con nuestros cantos. Muchas veces nos hemos esforzado en mejorar nuestras técnicas musicales, en renovar nuestros repertorios, en mejorar la calidad del sonido que disponemos; y quizás muy pocas veces hemos reflexionado acerca del motivo de todo lo que hacemos. Vemos que es urgente que alguien cante, que alguien ejecute un instrumento o anime una reunión y nos olvidamos lo que es vital para que lo podamos hacer bien.

Continue reading “La importancia del llamado”

La Gran Comisión: La Gran Omisión

Todo el mundo conoce el primer mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Por otro lado, nadie ignora el mandamiento nuevo: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado”. Sin embargo, pocos conocen el gran mandamiento. El gran mandamiento fue el último que Jesús resucitado comunicó a los suyos antes de ascender a los cielos. Con el esplendor de su resurrección dijo solemnemente a los suyos: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra”. Nunca una orden había sido introducida con tanta autoridad.

Continue reading “La Gran Comisión: La Gran Omisión”